En enero de 2011, luego de varios años sin llevarse a cabo, se recomenzó con la experiencia CEVAS en la parroquia Catedral. En la actualidad, ya en el décimo verano y desde 2013 también en invierno, un sin número de niños y jóvenes ha tenido la posibilidad de pasar por los salones y patios de nuestra comunidad parroquial; algunos ya son profesionales, otros son universitarios, algunos que comenzaron como niños ahora son monitores y otros que llegaron sin muchas ganas ya llevan varios años junto a nosotros. Los juegos, las catequesis, los paseos, los partidos de fútbol o los encuentros con amigos de otras parroquias han sido una verdadera formación en la fe y para la vida misma.

Transcurridos diez años, no queda más que agradecer a todas las personas de buena voluntad que han permitido la realización de esta actividad. Son muchas y muy variadas, sin embargo, algunas merecen una particular mención por ser aquellas sin las cuales esta experiencia no existiría en la actualidad. Nuestro especial agradecimiento a doña Tatiana Leuquén y don Ernesto Hernández, quienes, en miras a la celebración del cuadragésimo aniversario de los CEVAS, en 2011, nos motivaron a emprender este camino; a doña Ingrid Otárola, nuestra primera asesora, quien se atrevió a acompañar a los jóvenes en el inicio de esta aventura; al Padre Obispo Bernardo que, en su calidad de párroco en aquella época, depositó su confianza en la juventud para la realización de esta actividad; y, por último, a nuestra querida comunidad de la parroquia Catedral, representada, principalmente, por sus ministros, los cuales, al principio con cierto recelo, nos abrieron las puertas, nos acogieron y nos han hecho parte de la misma. A todos ellos, y a tantos otros anónimos que están o que ya partieron, muchísimas gracias.

Bendito sea Dios, que cada año tiene a estos muchachos, que desinteresadamente, entregan de su tiempo para servir a los más pequeños de nuestra ciudad, descubriendo en ellos el rostro misericordioso de Cristo. Que la semilla de amor plantada en el corazón de tantos niños y jóvenes sirva para anunciar, con una sonrisa, que el Señor vive y tiene rostro joven (Carlos Díaz Villarroel).

También le puede interesar:

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

Durante los últimos 11 años de trabajo en la Pastoral Juvenil Diocesana, acompañó como asesora laica nuestra hermana Tatiana Leuquén Álvarez, quien aportó con su compromiso desinteresado por el bien de niños y jóvenes de los diferentes grupos, experiencias y...

leer más
CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

JUEVES SANTO: Institución de la Eucaristía y signo del lavatorio de los pies En la Catedral, el Padre Obispo invitó a realizar un gesto, muy sentido por todos los que allí perticiparon: “El lavatorio de los pies que Jesús realizó manifiesta el servicio humilde y el...

leer más

Recuerde seguirnos en nuestras redes sociales