El viernes 31 de enero, se celebró, en Punta Arenas, con mucha participación y alegría la Fiesta de San Juan Bosco.

Teniendo presente el cariño que Don Bosco mostró por nuestra ciudad y lo que él ha significado por ella a través del trabajo generoso y sacrificado de sus hijos, durante más de 130 años, se explica fácilmente la importancia que esta celebración va adquiriendo paulatinamente en nuestro ambiente ciudadano.

Este año, la fiesta ha sido precedida por una “Previa”, la tarde del día 30 de enero.

Concretando una interesante propuesta de la Comisión Preparatoria, unos 40 jóvenes de varios colegios de la ciudad salieron a preparar el ambiente, regalando a los transeúntes un bonito calendario de bolsillo con la imagen de Don Bosco. Divididos en pequeños grupos, se adueñaron de algunos lugares estratégicos de Punta Arenas, los más concurridos por la gente, para ofrecer más de mil calendarios, como recuerdo de la celebración del Santo de los jóvenes.

El día 31, a las 19.00 hrs., se celebró la Eucaristía en el Santuario de María Auxiliadora, presidida por nuestro Pastor, el padre obispo Bernardo, acompañado por todos los miembros de la Comunidad Salesiana, diáconos y acólitos.

No obstante se hubiesen anunciados desmanes para ese día viernes, y que la celebración se realizó en pleno período de vacaciones, la concurrencia de la gente fue masiva, tanto como para repletar el Santuario.

La Eucaristía se desarrolló en un ambiente de familiaridad y de alegría, destacándose la presencia de un gran número de jóvenes y de niños y el armonioso aporte del coro, integrado por miembros de varias comunidades cristianas.

El mismo ambiente de familia se vivió en el “compartir” que se dio, en el hall del IDB, al término de la Eucaristía. Un numeroso grupo de gente bulliciosa, simpática y festiva fue el marco de este segundo momento de celebración, que dejó de manifiesto la alegría que suscita la figura de Don Bosco en el corazón de los fieles y los vínculos de cercanía y de unión que se van tejiendo entre los miembros de la Familia Salesiana.

Tal vez habría que subrayar dos elementos transversales en esta celebración 2020 de Don Bosco.

El primero es la participación de muchas personas en la preparación de la fiesta. Durante todo el tiempo, de parte de todos, se percibió la disposición a ayudar, a proponer actividades, a “dar una mano”. Nadie se restó o se echó atrás. Fue una manera de manifestar el compromiso personal con Don Bosco.

El segundo fue el espíritu familiar que se vivió en la realización de la fiesta. Todos, niños, jóvenes, adultos, personas mayores, interactuaban y se trataban como conocidos, como amigos, con sencillez y espontaneidad, entre sonrisas y bromas. ¡Fue una verdadera fiesta familiar! (P. Vicente Soccorso).

También le puede interesar:

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

Durante los últimos 11 años de trabajo en la Pastoral Juvenil Diocesana, acompañó como asesora laica nuestra hermana Tatiana Leuquén Álvarez, quien aportó con su compromiso desinteresado por el bien de niños y jóvenes de los diferentes grupos, experiencias y...

leer más
CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

JUEVES SANTO: Institución de la Eucaristía y signo del lavatorio de los pies En la Catedral, el Padre Obispo invitó a realizar un gesto, muy sentido por todos los que allí perticiparon: “El lavatorio de los pies que Jesús realizó manifiesta el servicio humilde y el...

leer más

Recuerde seguirnos en nuestras redes sociales