En la tarde del viernes 14 de Agosto, Monseñor Héctor Vargas Bastidas, acompañado del Sr. Rubén Cariqueo, de la Fundación Instituto Indígena de la Iglesia de Temuco, y contando con la disponibilidad del Machi Celestino Córdova, pudo concretar un encuentro con él.

Esta iniciativa llevada a cabo por razones humanitarias, estuvo motivada también por la gran preocupación por su salud y su vida. Todos valores que están en el corazón del Evangelio.

El diálogo se extendió por cerca de media hora, en donde el Machi hizo mención a una serie de temas relacionados con su situación personal, la del Pueblo Mapuche y la entera sociedad de La Araucanía.

Finalmente hizo presente algunas propuestas, que estima podrían favorecer acuerdos respecto de la emergencia que se vive a causa de la huelga de hambre. A expresa solicitud suya, el Obispo de Temuco se las ha manifestado reservadamente al Sr. Ministro de Justicia, don Hernán Larraín, quién ha declarado su mejor disposición para continuar avanzando en una serie de respuestas planteadas en estos días, como de su plena disponibilidad al diálogo en todos aquellos asuntos que sean de su competencia.

Debido a las actuales restricciones sanitarias, la reunión de llevó a cabo por video llamada.

(Fuente: Comunicaciones Obispado de Temuco)

También le puede interesar:

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

CAMBIO EN EL EQUIPO DE PASTORAL JUVENIL DIOCESANA

Durante los últimos 11 años de trabajo en la Pastoral Juvenil Diocesana, acompañó como asesora laica nuestra hermana Tatiana Leuquén Álvarez, quien aportó con su compromiso desinteresado por el bien de niños y jóvenes de los diferentes grupos, experiencias y...

leer más
CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

CELEBRACIÓN DEL TRIDUO PASCUAL

JUEVES SANTO: Institución de la Eucaristía y signo del lavatorio de los pies En la Catedral, el Padre Obispo invitó a realizar un gesto, muy sentido por todos los que allí perticiparon: “El lavatorio de los pies que Jesús realizó manifiesta el servicio humilde y el...

leer más

Recuerde seguirnos en nuestras redes sociales