Acompañamos al Cristo maltrecho que “nos amó hasta el extremo”, valorando a los samaritanos que hoy los acompañan, personificados en el personal de la salud que toman al Cristo sufriente entre sus brazos. Oramos por todos los que sufren, particularmente por quienes están afectados por el coronavirus, para que experimenten fortaleza y sanación, por los familiares que han perdido un ser querido. Por el personal de la Salud que se ha desgastado en la atención y servicio del prójimo. También por las autoridades de todo orden, que también han desplegado sus energías en bien de la comunidad. Y por todos, para que ante esta adversa circunstancia enfrentemos esta crisis con responsabilidad.

“Las autoridades, y la Iglesia se asocia también a esta invitación a cuidarse, lo hacen por el bien de todos. Gracias a Dios muchas personas han acogido estos llamados, y si hay alguien que no los aplica o no los acoge es porque no son conscientes de la gravedad de la situación. Yo invitaría a todos a tomar esto muy en serio. Si alguien no lo acoge es porque antepone su interés personal al de todos y eso no es justo. Acatar la llamada de las autoridades no solo es un acto cívico, sino que también es un acto de solidaridad con todos nuestros conciudadanos” (Alberto Ortega, Nuncio apostólico en Chile).

También le puede interesar:

VIGILIA DE PENTECOSTÉS – PASTORAL JUVENIL DE MAGALLANES

VIGILIA DE PENTECOSTÉS – PASTORAL JUVENIL DE MAGALLANES

Durante la noche del sábado 22 de mayo, nos hemos reunidos como pastoral en vigilia, para esperar con gran alegría el día de Pentecostés. Todo esto, se dio en un ambiente grato y fraterno. Donde pudimos compartir nuestra experiencia entre los jóvenes. Y, además,...

leer más

Recuerde seguirnos en nuestras redes sociales